Empezando en la semana 32

Desde el momento en el que mi pareja y yo decidimos que había llegado el momento de aumentar la familia quise crear un blog. Quería, de alguna forma, conservar para siempre el recuerdo de todo: del tiempo intentándolo, del embarazo, de las sensaciones agradables y las que no lo fuesen tanto, las ecografías, la elección del nombre, etc. Y me gustaba también la idea de poder compartir todo esto con otras personas que estuviesen viviendo lo mismo que nosotros, pensé que, de la misma forma que a mí me gusta leer las experiencias de otras madres, la nuestra podía resultar interesante a alguien.

Nunca olvidé la idea pero, por varios motivos, la fui posponiendo. Realmente no he tenido el embarazo que había soñado, supongo que nos pasará a todas, imaginamos una etapa preciosa y después descubrimos que no siempre lo es tanto, que aunque estemos felices siempre surgen complicaciones, miedos y momentos difíciles con los que no contábamos.

Aún así hoy, a menos de dos meses de mi fecha prevista de parto he decidido empezar. Porque sí, porque no quiero que una idea que llevaba tanto tiempo en mi cabeza se quede ahí, porque me hace ilusión compartir mi experiencia, porque puede que ayude a animar a alguna futura mamá que tampoco pueda vivir un embarazo perfecto y porque hoy más que nunca estoy segura de que este enano, que en sus 32 semanas ha aguantado mucho, en muy poquito tiempo va a estar aquí con nosotros 🙂

IMG_0003-0.JPG

Anuncios